Universidad

UPC contra el COVID-19: Investigadores UPC unen fuerzas en desarrollo de pruebas moleculares accesibles

Hoy la investigación científica ha demostrado, una vez más, ser el camino hacia las soluciones que necesitan los seres humanos, sobre todo cuando peligra su salud y bienestar. Muy conscientes de la trascendencia de esta labor y como pilar esencial de una institución académica, la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) ha orientado buena parte de su investigación científica hacia la batalla contra el COVID-19, mediante proyectos que buscan entender y resolver las implicancias y retos que ha traído la pandemia mundial a nuestro país. La cooperación activa con otras universidades, empresas e instancias del estado ha sido clave para sacar adelante proyectos cuyos resultados concretos mostrarán la importancia de promover la investigación científica en el Perú.

Entre los proyectos en los que vienen trabajando diferentes equipos de profesores investigadores de la UPC, uno de ellos ha despertado mayor atención, ya que propone una solución eficiente y eficaz para la detección del COVID-19 a través de pruebas moleculares y es producto de la exitosa cooperación entre investigadores de la UPC y la UPCH.

De la unión nace la solución

Actualmente en el Perú se han practicado más de 230 mil pruebas para la detección de COVID-19, con el objetivo de reducir su propagación, reforzando los sistemas de prevención, control, vigilancia y respuesta sanitaria. Siendo este el primer paso para detectar un nuevo caso de COVID-19 y proceder con el tratamiento adecuado, el acceso a pruebas que brinden resultados certeros rápidos y a un bajo costo es clave teniendo en cuenta los puntos débiles de nuestro sistema de salud y la vulnerabilidad del grupo de riesgo dentro de la población.

Ante esta necesidad dos universidades líderes en investigación en el Perú (según el Ranking SCIMAGO), la Universidad Peruana Cayetano Heredia, #1, (UPCH) y la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), #2,  han unido esfuerzos para sacar adelante un ambicioso proyecto de investigación científica que consiste en producir un kit que permita la realización de pruebas moleculares que detecten el COVID-19 en un tiempo rápido y que tiene, además, la ventaja de tener un costo muy inferior al de las pruebas moleculares importadas y actualmente escasas. Hoy, la detección a través de otros métodos demora varias horas o hasta días, aplazando la adecuada atención al paciente y el control del contagio a otros.

 “En un contexto cooperativo todos se enriquecen gracias a los diversos puntos de vista con los que se afronta el mismo problema. En un contexto como el nuestro, dónde pocos grupos desarrollan tecnología de punta, la colaboración es crucial también desde el punto de vista de equipamiento e infraestructura. Los beneficios de  la cooperación interinstitucional se evidencian más en estados de emergencia donde  la rapidez del tiempo de respuesta es crucial.”, señaló el Dr. Pohl Milón, profesor investigador de  la UPC.

Este importante proyecto se realiza en cooperación con el Dr. Edward Málaga y la Dra. Cristina Guerra-Giraldez de UPCH, así como el Dr. Piere Rodriguez Aliaga de la Universidad de Stanford; cuenta, además, con el apoyo financiero de la empresa privada (Intercorp) y el apoyo administrativo del Estado (Concytec). Por parte de la UPC participan el Dr. Pohl Milón, quien ha sido recientemente nombrado como miembro del equipo de ciencia y tecnología que asesora en esta temática al Ministerio de la Salud, y la Dra. Vanessa Adaui, quien después de dos años de investigaciones posdoctorales en Alemania fue incorporada a UPC mediante financiamiento del Concytec y ha traído la tecnología que está en la base del desarrollo del sistema de detección del SARS-CoV-2, causante del COVID-19.

La investigación se debe incentivar siempre, independientemente de un estado de crisis o no. En especial, la investigación en biomedicina y biotecnologías nos preparan para afrontar pandemias como ésta o para otras emergencias que siempre nos han afectado. La inversión en los últimos 5 años del estado en investigación científica, las fuentes de financiamiento internacionales y el incentivo a la investigación con fondos propios en universidades como la UPC nos permiten hoy responder a una emergencia como el COVID-19. Este es un ejemplo que demuestra la necesidad de invertir siempre”, destacó el Dr. Milón, miembro del equipo investigador de la UPC.

Por esta razón la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) reafirma su compromiso constante con el incentivo a la investigación científica, pilar de su quehacer universitario y que la ha llevado a ser reconocida como una de las universidades con mayor producción científica en el Perú.